ARCHIVO - El presidente del club Barcelona, Joan Laporta, hace una pausa durante una conferencia de prensa en Barcelona, España, el 6 de agosto de 2021. (AP Foto/Joan Monfort, archivo)

ARCHIVO – El presidente del club Barcelona, Joan Laporta, hace una pausa durante una conferencia de prensa en Barcelona, España, el 6 de agosto de 2021. (AP Foto/Joan Monfort, archivo)

AP

Los compromisarios del Barcelona aprobaron un plan para vender partes de los derechos televisivos del club y los ingresos futuros de mercadotecnia y licencias con la esperanza de inyectar 600 millones de euros (631 millones de dólares) de inmediato al endeudado equipo español.

El presidente del club, Joan Laporta, dijo que ambas medidas eran necesarias para “generar ganancias y tener un patrimonio positivo” tras dos temporadas sin fichajes importantes debido a una deuda agobiante que llegó a los 1.300 millones de euros (casi 1.370 millones de dólares).

“Lo necesitábamos nosotros como Junta para poder gestionar el Club y poder afrontar todas las dificultades que se nos presentan, pero también lo necesitábamos como Club porque nos situará en una posición más fuerte”, declaró Laporta.

Los miembros seleccionados del club, llamados compromisarios, votaron el jueves por la noche en línea a favor de apoyar las dos medidas financieras presentadas por Laporta.

La primera es la venta de 49% de la compañía que opera Barcelona para negociar sus derechos de licencia y mercadotecnia. El club espera obtener entre 200 y 300 millones de euros (210-315 millones de dólares) a cambio. Laporta dijo que solo escuchará ofertas que incluyan una opción de recompra a fin de que el equipo pueda recuperar el control total de esos activos en una fecha posterior.

La segunda medida es la venta de hasta 25% de los ingresos por derechos televisivos de los partidos de la Liga española durante 25 años, algo por lo que el club espera poder ganar alrededor de 450 millones de euros (473 millones de dólares).

Laporta comparó su club en problemas con un auto de carreras de la Fórmula Uno que necesita una revisión completa. Señaló que estas dos operaciones económicas supondrán “que el auto de F1 pueda salir de los pits y volver a la primera fila de la parrilla para competir y ganar nuevamente”.

Ante la pregunta de los delegados, Laporta y otros miembros de la junta no revelaron ningún detalle sobre ofertas o compradores potenciales.