El príncipe Carlos pronunció el tradicional discurso de apertura en el Parlamento británico, en el que ha desvelado que la prioridad del Gobierno de Reino Unido es el «crecimiento y fortalecimiento» de la economía y la reducción del coste de la vida.